La exportación de animales produce pocos beneficios pero es la causa de mucha tristeza, lo cual es inmoral e innecesario. El hecho de que sea cierto o no la creación de más puestos de trabajo y de que produzca mayores ganancias (impuestos) para el gobierno que los producidos por la ganadería orgánica es un tema de debate.

Está claro que los métodos utilizados por la ganadería orgánica son diferentes y necesitan otro tipo de personal, lo cual significa que los trabajadores necesitan otro tipo de formación más adecuado. De cualquier manera, es inmoral utilizar este argumento en contra de un cambio al sistema orgánico cuando el sufrimiento del animal esta en juego.

 
  Temas:
La ganadería automatizada combinada con exportación, es inmoral
La exportación de animales permite que la ganadería automatizada intensiva siga manteniendose
Las desventajas de la exportación de animales
Son las restricciones en la exportación motivo de conflicto con los acuerdos internacionales?
Qué participantes en este mercado son capaces de prohibir la exportación?

Ver también la Campaña de la CIWF en el Reino Unido en contra de la exportación de animales vivos.

     

La exportación de animales lleva al mantenimiento de la ganadería intensiva

El consumo de carne producida industrialmente está en alza porque los precios son bajos. Si pudiéramos que estos mismos productos se produjeran de manera ecológicamente salvos, la subida de precios seria inevitable. La alza de los precios conllevaría la ventaja de una menor demanda y producción y los márgenes de beneficio serian mayores para los productores. Los consumidores se verían obligados a pagar más por su carne ó consumir menor cantidad a cambio de métodos más saludables en la producción de carne. No es esto un sacrificio razonable en vistas a la desaprobación general del abuso en dichas granjas?

 
     

Objeciones

Las desventajas de la exportación de animales. Si escogiéramos adoptar el método orgánico para la producción de carne en Holanda, la exportación de carne orgánica no seria por definición indeseable pero sí contraria a los principios básicos de los métodos ecológicamente aceptables. Estos principios conllevan al restablecimiento del ciclo natural del forraje el cual es interrumpido por la exportación de los animales tanto como lo es también la importación del pienso para los mismos.

Exportación solo es posible cuando se produce más de lo que el mercado local requiere ó necesita. Esta sobreproducción tiene como resultado un mayor sufrimiento de los animales por falta de espacio y la búsqueda de mayores beneficios lleva a los animales a vivir en unas condiciones de espacio mínimas.

La importación del pienso desde otros países merman el equilibrio natural de minerales en el país exportador y produce como resultado una excesiva fertilización del suelo en el país importado. El suelo es entonces a tal grado fertilizado que solo se puede cultivar maíz : uno de los únicos cultivos que tolera niveles extremadamente altos de fertilización.

 

 

La excesiva fertilización del suelo resulta a su vez en polución de las aguas lo cual repercute en la producción de agua potable por la debemos pagar un precio más alto y hace que nadar en esa agua sea poco atractivo. Produce también olores desagradables que conjuntamente con los horrorosos edificios asociados con este tipo de industria hacen del campo un lugar poco atractivo para el turismo.

El transporte de animales vivos en Europa y Asia causa mucho estres especialmente a lo que exportación se refiere incluso cuando el reglamento dictado con el fin de prevenir tal sufrimiento es cumplido, lo cual raramente ocurre. La prohibición de exportar animales vivos debería combinarse con la prohibición del transporte de animales exóticos.

 

     

Son las restricciones en la exportación motivo de conflicto con los acuerdos internacionales?

Se puede argumentar que los acuerdos del mercado libre se han firmado y deben, por lo tanto, ser observados pero porque no debería ser posible hacer excepciones para los animales? La única alternativa es que los países soliciten ó intenten imponer a los ganaderos una mejora sustancial en sus tácticas. Los continuos abusos en la industria de la ganadería intensiva demuestran que este acercamiento no funciona porque los incentivos para continuar con los mismos métodos son todavía mayores.

 

Consumidores, productores y gobierno, todos se benefician con una alta posible producción de productos cárnicos, haciendo a su vez la vista gorda a las objeciones. Así mismo, éste mismo grupo de personas desmienten los métodos utilizados para conseguir su fin. Esta combinación de miopía e inconsecuencia imposibilita una inmediata solución del problema: la cual solamente puede obtenerse a través de la fijación de un límite en la sobreproducción. Las fronteras del país productor pueden se utilizadas para fijar estos límites mediante la prohibición de exportar. Si no se establecen estos límites, no habrá nunca un final a esta producción inmoral surgida de la aplicación de unos principios de mercado libre sin escrúpulos.

     

Es obvio que ni los productores ni el gobierno abandonarán voluntariamente sus propias ventajas competitivas. Una solución solamente es posible si ambos participantes otorgan concesiones. Un cambio a favor de los métodos seguidos por la ganadería ecológica a larga escala solamente es posible si el gobierno decide apoyar la misma y deja de subvencionar a la anterior (automatizada). Esto requiere honestidad y coraje por parte del gobierno. Los diferentes departamentos gubernamentales deberían hacer una sincera evaluación de las consecuencias económicas de los actuales métodos y almacenar suficiente coraje para plantearse si la introducción de métodos decentes para con la agricultura supondrían realmente un peligro a la prosperidad nacional.

El consumidor puede ejercer influencia mediante el consumo de productos ecológicos producidos en su propio país y boicoteando las importaciones. Es la espada de doble filo : ambas situaciones tanto en el propio país como en el país exportador, se enriquecerían.

La moral dicta: comprar productos ecológicos del país.

 

 

 

También: las granjas de osos en China