Después de los problemas físicos vienen más complicaciones.
El hombre suele poner ciertas normas con respecto al comportamiento, que impide un comportamiento natural.
Ejemplos de esto son:

  • la comida
  • el sacar de paseo
  • el ejercicio físico
  • la atención
  • el comportamiento social
  • el comportamiento sexual

La comida
El amo decide cuándo, cuánto, con qué frecuencia y qué tipo de comida le da de comer al animal.

Sacar de paseo

El amo decide dónde, cuándo, con qué frecuencia y cuánto tiempo le saca al perro. Y casi siempre hay que llevarlo de la correa, limitándole los movimientos.

El ejercicio físico
Muchos perros no tienen suficiente espacio para moverse libremente. En casa hay muebles y todo tipo de obstáculos por medio en un espacio pequeño.
Los perros, por naturaleza, suelen correr mucho.

La atención
El amo le presta atención a su mascota cuando le conviene. Cuando el amo, en su papel de jefe, no tiene ganas, no le presta atención.

El comportamiento social

El perro es un animal social. Está acostumbrado a tener cierta posición en un grupo. Cuando acogemos a un perro en casa, su posición social automáticamente es la posición la más baja. No todos los perros aceptan esto, que a veces causa conflictos desbordantes. (Con niños, por ejemplo.)
Además, el animal suele tener poco contacto con congéneres, siendo un animal de manada.
Suelen tener sólo un perro en casa, que entonces no se puede relacionar con otros perros según rige su naturaleza.
La conducta natural no gusta al amo y lo condiciona antinaturalmente.

Aparte de desventajas para el perro también hay desventajas para el hombre en tenerlo.

Contenido
Tener animales domésticos
Un ejemplo: el perro
La historia de perros
Perros de hoy
Consecuencias de la crianza irresponsable para los perros
Desventajas para los perros
Hombre
Las desventajas para el hombre
¿Por qué la gente desea animales domésticos?
¿Conclusión?
¿Tener animales domésticos?

El comportamiento sexual
Reprimir su conducta sexual es parte de la educación del perro. Al hombre le molesta la sexualidad canina. Cuando salta excitadamente contra las piernas de alguien, o cuando persigue a los demás perros, por ejemplo.

Castración y esterilización evitan una camada inesperada. A la vez reprime el instinto sexual inconveniente para el amo. El contacto de perro y hombre va por mayor parte en dirección única. El hombre posee al animal, es el líder y decide. A fin de cuentas, aunque quiera mucho a su mascota, le impone su voluntad. Le limita en casi todas las necesidades naturales y el animal se adapta al amo. En su entorno natural, el rango que tiene dentro de la manada también le limita. Sin embargo, con el hombre la adaptación suele ser más extrema. En la naturaleza el perro no tendrá siempre el rango más bajo, con el hombre sí. En la naturaleza tampoco lo llevarán de la correa, y siempre podrá hacer sus necesidades cuando quiera. También habrá más contacto con congéneres.